10 de Mayo del 2016 - Lima PE

Palestinos vs israelitas I. Los antecedentes remotos

Es una tarea imposible resumir en pocas palabras la historia de dos naciones que hoy protagonizan una guerra casi centenaria, sangrienta y que no presenta visos de solución. Por ello en las siguientes tres notas les presentaremos una síntesis del discurrir de los palestinos y judíos en el tiempo para comprender mejor el conflicto que hoy los enfrenta.

El asentamiento

Las fuentes históricas no se ponen de acuerdo sobre los orígenes del pueblo de Israel. La Biblia, dada su redacción metafórica, aumenta las confusiones. La otra fuente para conocerla son los jeroglifos egipcios, a través de los cuales cada faraón narraba su obra y sus conquistas.  En todo caso, es una convención que el pueblo de Moisés se asentó en la región de Canaán (Palestina-Israel) entre los años 1500 a.C. a 1200 a.C. Alrededor del año 1020 a.C los judíos lograron unificarse en un solo reino, pero luego se dividieron en dos: el de Israel y el de Judá.

La presencia de los palestinos en Canaán es casi igual de antigua; ellos formaron parte de los llamados “pueblos del mar”, los filisteos,  y de uno en especial nombrado “Peleset”, mencionados en los jeroglifos egipcios desde el siglo XIII a.C. Su primera referencia bíblica los vincula con el reinado de Ramses III, un siglo después. Los “Peleset” fundaron en las costas del suroeste de Canaán al menos dos asentamientos que nombraron Gaza y Ascalón. Su relación con los judíos a veces fue amistosa pero en otras fue conflictiva.

Expulsión de los judíos, conversión de los palestinos

Siglos después de su asentamiento en Canaán, el pueblo judío debió afrontar tres diásporas; es decir, tres expulsiones o intentos de expulsión sistemáticos de su territorio. El primero se produjo en el año 586 a.C tras una invasión de Nabucodonosor, rey de Babilionia. Sin embargo, las más importantes fueron perpetradas por el Imperio Romano a través del edicto del Emperador  Tito en 70 d.C y tras la fallida revuelta judía encabezada por Bar Kojba en 135 d.C. Entonces la mayoría de judíos fue expulsada de Israel, lo que explica la posterior historia de tantas colonias hebreas en diferentes países de Europa y Asia como Polonia, Alemania, Rusia, entre otras.

Por su parte, seis siglos después de la expulsión de los judíos de Israel, los palestinos adoptaron la religión musulmana como consecuencia de conquistas posteriores que convirtieron la zona en dependencias correlativas de la dinastía Omeya, del califato Abbasí y de los turcos selyúcidas. Todo ello como resultado del advenimiento del Islam, tras la prédica de Mahoma en Arabia, en el siglo VII d.C.

Como hemos podido apreciar, en aquellos tiempos remotos, la vida de ambos pueblos en la región de Canaán no fue nada fácil por las continuas invasiones de babilonios, persas, macedonios y romanos. Pero quizá la gran diferencia la marcaron los levantamientos judíos en contra de la dominación romana que, como hemos ya señalado, dio lugar a las diásporas de 70 y 135 d.C. A su turno, los palestinos lograron  mantenerse en sus asentamientos.

Palabras finales

Al permanecer en las costas del suroeste de Canaán, los palestinos lograron constituir y extender una nación adscrita a un territorio específico aunque sin lograr convertirse en un Estado independiente. Al contrario, los judíos se vieron forzados a abandonar la región, lo que no quita que también un ideal nacional haya arraigado en ellos muchos siglos después, tanto como el deseo de encontrar un territorio que pudiese cobijarlos.  

Tal vez, una conclusión anticipada para este primer acercamiento es que los palestinos no fueron los responsables de la expulsión de los judíos de Canaán. Ella remite, más bien, a la dominación romana. Por ello, los palestinos tampoco tienen mucho que ver con la fundación del movimiento sionista, facción radical judía que a mediados del siglo XIX d.C proyectó recuperar la anhelada “Tierra Santa de Moisés” que hacía siglos ocupaban pacíficamente los descendientes de los filisteos. Del movimiento sionista y el paulatino retorno de los judíos a Canaán nos ocuparemos en nuestra próxima nota.