01 de Septiembre del 2014 - Lima PE
Abril 7, 2012

“¡Hipócritas! ¡Falsos líderes!”

“¡Hipócritas! ¡Falsos líderes!”

 

¡Agarró ‘carne’ en Semana Santa! El arzobispo de Lima, Juan Luis Cipriani, no pudo con su genio y lanzó polémicos comentarios durante su homilía en el tradicional Sermón de las Siete Palabras. Una de sus frases más fuertes estuvo dirigida a los políticos que –según él- no perdonan, una alusión que bien podría interpretarse como una defensa del indulto al expresidente Alberto Fujimori.

 

“Cuando escucho a alguien decir ‘aquel delito nunca se debe perdonar’, ‘ese debe estar toda su vida en la cárcel’ o escucho a otro señalar ‘ese no merece vivir’, yo les recuerdo ese pasaje de la mujer pecadora: “El que esté libre de pecado, tire la primera piedra. ¡Hipócritas, falsos líderes!”, manifestó enérgico, en palabras que generaron un gran eco que pudo oírse en toda la catedral.

 

Cipriani también recalcó el valor del perdón y aseveró que quien practica la vida cristiana ‘siempre sabrá perdonar’, pues –en su prédica- esas fueron las enseñanzas de Jesucristo. Además, lanzó una indirecta para que los asistentes comprendan su mensaje anterior: “Con la misma moneda que pagas, te pagarán. Con la misma vara que midas, te medirán”.

 

Por otro lado, la autoridad eclesiástica resaltó la tradición católica que aún puede ser vista en la población peruana, en un claro y directo mensaje para aquellos que creen que está en declive.

 

“El Perú es un pueblo con unas raíces católicas que nada ni nadie podrá perturbar. (Y esto) lo decimos Señor, como un regalo que nos ha dado a este pueblo y con responsabilidad cuando contemplamos tu cruz”, expresó. ¿Le hablaría acaso a las autoridades de la Universidad Católica con las que sostiene un impasse?

 

EL ABORTO Y LA JUVENTUD

En tanto, el arzobispo limeño volvió a mostrarse en contra de la legalización del aborto. “No acepten el aborto, comprendan y quieran a sus hijos. No hay autoridad en el mundo que pueda hacer legal el asesinato de una criatura. No la hay”, expresó no sin antes recordarles a los presentes que “las madres siempre defienden a sus hijos, desde que los llevan en el vientre”.

 

Asimismo se encomendó a la Virgen María para que proteja a los niños que están por nacer e hizo un llamado a las autoridades para que apoyen más a las familias, a fin de que lleguen a este mundo con el mismo amor y acogida que la Virgen le dio a Jesús.

 

En las postrimerías de su discurso, el último del Sermón de las Siete Palabras, Cipriani hizo un símil entre el apóstol Juan y la juventud de hoy, a la que calificó como ‘valiente’.

 

“La juventud quiere ser libre de la esclavitud de la droga y la delincuencia. La juventud quiere un amor limpio. Tantas veces son los mayores los que corrompen a la juventud. Mamás y abuelas cuiden a los niños y a los jóvenes, no se cansen”, imploró.

Observando la imagen del Cristo Morado, Juan Luis Cipriani exhortó a los fieles a amarse, perdonarse y ayudarse los unos a los otros, pues -recordó- que estas acciones son parte de las exigencias que la fe católica profesa.

 

“Que Dios nos bendiga a todos y que unidos –como dice el himno del Señor de los Milagros- hagamos del Perú una patria grande, en la verdad, la justicia y la humildad. ¡Que Dios nos bendiga”, concluyó.

Tags: